¿Cuándo va a regresar Jesús?

Por Keith A. Mathison

Cuando se les pregunta a los cristianos reformados qué punto de vista milenario tienen, algunos de los más cínicos de ellos responderían  a veces: “Soy panmillennialist. Creo que todo saldrá bien al final”. Gran parte de este cinismo se debe a la frustración por los debates que parecen interminables sobre las últimas cosas. También puede deberse en algunos casos a la exasperación con el tren interminable de predicciones falsificadas del rapto y/o la segunda venida de Cristo. Durante siglos, los maestros equivocados han prometido repetidamente o sugerido a sus contemporáneos que son la generación que finalmente será testigo del final. Quiero decir, ¿no es tan claro como el día que Napoleón Bonaparte fue el Anticristo y que su exilio fue una señal de que el fin del mundo era inminente? Algunos cristianos que vivieron en esa generación pensaron así. Su generación no fue la primera en caer en la trampa de establecer fechas, y ciertamente no fue la última. Durante siglos, numerosos cristianos han comparado los titulares de sus días con los libros de Daniel, Ezequiel y Apocalipsis y se han convencido a sí mismos, y a otros, de que esos libros apuntan a personas y eventos específicos de su época. Esto llevó a la creencia errónea de que el fin del mundo era inminente.

Afirmar que sabemos que la fecha específica (o incluso aproximada) para la segunda venida de Cristo es una tontería, pero también puede ser profundamente peligroso cuando está acompañado por declaraciones como “¡La Biblia lo garantiza!”. Ese fue el slogan puesto en todas las vallas publicitarias y en los costados de los autobuses en relación con la predicción de Harold Camping del día del juicio del 21 de mayo de 2011. Como sabemos, ese día llegó y se fue, y por supuesto, Camping simplemente rechazó el día del juicio final de Dios unos meses hasta el 21 de octubre. Pero ese día también vino y se fue. Entonces, ¿qué sucede cuando gastan millones de dólares en publicidad que la Biblia garantiza un día de juicio de 2011? Usted se burla de las Escrituras, reprocha el nombre de Jesucristo y brinda a los escépticos más excusas para no creer en la Biblia. Si le dice al mundo que la Biblia “garantiza” algo y no sucede, entonces el mundo concluye que la Biblia está equivocada y obviamente no es la Palabra de Dios.

Todos estos intentos de establecer la fecha se basan en hermenéuticas defectuosas, principios defectuosos de la interpretación bíblica. Muchos creyentes, si leen alguna profecía bíblica, tienden a caer en una de las dos trampas. Algunos lo leen de manera estrictamente literal como si fuera una narrativa histórica en prosa, sin notar el uso poético del lenguaje figurado. Otros lo leen como si fuera similar a los escritos de Nostradamus. Utilizan todo tipo de métodos esotéricos para encontrar la clave correcta para desbloquear el “código secreto” para su significado. La mayoría de las veces, este segundo enfoque, algo gnóstico, implica una forma de numerología. Si podemos obtener los números correctos, podemos calcular fechas específicas. Podemos decirle con absoluta certeza que el último juicio ocurrirá el 21 de mayo de 2011. La Biblia lo garantiza, ¿verdad?

Hay un problema con tales enfoques hermenéuticos. Quizás una ilustración nos ayude a entender ese problema. Si leemos el periódico como si fuera poesía o leemos un poema como si fuese un informe financiero, perderíamos el punto de un texto por completo. Nosotros lo sabemos instintivamente. Sabemos que, para interpretar correctamente cualquier texto, debemos entender su género. Sin embargo, lo que muchos cristianos hacen con las partes proféticas de las Escrituras, especialmente el libro de Apocalipsis, es similar a leer las instrucciones para una cafetera eléctrica como si fueran las letras de una canción famosa. No podemos esperar entender estos textos si no sabemos cuáles son.

Los libros proféticos del Antiguo Testamento contienen oráculos de juicio y oráculos de bendición. En los libros proféticos preexílicos (por ejemplo, Amós, Oseas, Miqueas, Isaías, Nahum, Sofonías, Habacuc y Jeremías), la mayoría de los oráculos dirigidos al reino del norte y luego el reino del sur son oráculos del juicio. Estos oráculos advierten a Israel que ha roto los términos del pacto y que, a menos que se arrepienta, las maldiciones del pacto registradas en Levítico 26 y Deuteronomio 28, incluido el exilio de la tierra, vendrán sobre ella. A medida que se aproxima el inminente exilio, las advertencias del juicio venidero se vuelven más definitivas, pero también encontramos más y más oráculos de bendiciones, que apuntan a un tiempo de restauración después del juicio venidero. Sofonías nos presenta un buen ejemplo de ambos tipos de oráculos. Sofonías 1:1 – 2:3 contiene algunos de los oráculos más sorprendentes del juicio venidero que se encuentran en los libros proféticos. El lenguaje utilizado para describir la inminente destrucción de Judah es de alcance cósmico. Sofonías 3: 9-20, por otro lado, es uno de los oráculos más hermosos de la salvación que se encuentra en los libros proféticos.

Significativamente, como género, los oráculos tienden a usar lenguaje poético en lugar de prosa, y la poesía hebrea es bien conocida por su extenso uso del lenguaje figurado y las imágenes llamativas. Cuando pasamos al libro de Apocalipsis, observamos que Juan describe su libro como una profecía (Apocalipsis 1:3; 19:10; 22:7, 10, 18–19). Debemos interpretarlo con esta comprensión de su género. Me gusta llamar a aquellos que finalmente se dan cuenta de que el libro de Apocalipsis usa un lenguaje figurativo “¡Ajá! Milenialistas ”. Si bien digo esto de manera irónica, hay un punto serio. Cuando comenzamos a leer Apocalipsis en la forma en que el autor original pretendía que se leyera, podemos comenzar a entender su significado. Ya no leemos con el libro de Apocalipsis en una mano y un periódico en la otra. El periódico no nos ayudará a entender la Revelación. Conocer el Antiguo Testamento y el resto del Nuevo Testamento nos ayudará a entenderlo

 

Puedes encontrar el artículo original en inglés aquí.

Acerca de Jesús Alemán

Presidente de Jóvenes de la "Segunda Iglesia Bautista de Cárdenas" y Fundador de "EvangelioCuba". Lo puedes seguir en "Twitter"

4 respuestas a “¿Cuándo va a regresar Jesús?”

  1. A pesar de que no sabemos el día ni la hora de su venida, podemos estar seguros que por lo que se está viendo en el mundo hoy día, su venida esta cerca, Jesús dijo en Lucas 21:29-30-31

    También les dijo una parábola: Mirad la higuera y todos los árboles. Cuando ya brotan, viéndolo, sabéis por vosotros mismos que el verano está ya cerca. Así también vosotros, cuando veáis que suceden estas cosas, sabed que está cerca el reino de Dios.

    A pesar de esto Jesús dijo más adelante en Lucas 21:34-35-36

    Mirad también por vosotros mismos, que vuestros corazones no se carguen de glotonería y embriaguez y de los afanes de esta vida, y venga de repente sobre vosotros aquel día. Porque como un lazo vendrá sobre todos los que habitan sobre la faz de toda la tierra. Velad, pues, en todo tiempo orando que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que vendrán, y de estar en pie delante del Hijo del Hombre.

    Jesús nos enseña que no podemos esperar a ver estos acontecimientos alrededor nuestro para empezar a ocuparnos de la salvación, porque no sabemos cuándo vendrá Cristo, pero de que esta cerca su venida, está cerca.

    Bendiciones…

Deja un comentario